top of page

Tendencia o Consistencia

Actualizado: 5 ene 2023

El inicio de un nuevo año es un momento adecuado para replantearse el futuro y reinventarse, tanto en el plano personal como en lo profesional. Así mismo, muchas organizaciones aprovechan este tiempo para plantear sus proyectos de innovación.



No cabe duda que renovarse es importante a fin de mantenerse vigentes y competitivos en el mercado meta. Por otro lado, crear y consolidar una marca, procesos, estándares y cultura requiere un esfuerzo consistente a través del tiempo. El reto entonces es mantenerse actualizado y navegar con éxito en el mar de las tendencias, mientras al mismo tiempo se genera la continuidad y se mantiene la esencia.


Sin este balance, he notado con tristeza que los cambios e innovaciones se convierte en una moda pasajera, los cuales, lejos de aportar beneficios sostenibles, generan gastos cuantiosos sin el retorno esperado, pérdidade tiempo, desenfoque y desgaste.


Por otra parte, cuando la reinvención carece de un análisis sensato o no cuenta con una estructura y los recursos que garanticen su operacionalización, es probable que se diluya. Esto pone en riesgo la credibilidad en los procesos de cambio por venir y por consecuencia en sus gestores.


Para los profesionales serios de recursos humanos que buscan dejar un legado perdurable en el tiempo y que a la vez buscan fomentar mejores prácticas en la gestión de personal, he aquí algunas pautas que he aprendido (a veces a golpe) que facilitan la adaptación a las tendencias del mercado, sin que se conviertan en un moda que como llega se va.


1. Evitar el borrón y cuenta nueva. Para generar una curva de cambio positivo se debe partir de una base que ya existe. Por eso los lideres de cambio exitosos, que son promovidos o contratados con la expectativa de generar renovación, parten de valorar el camino recorrido y se apalancan de aquello y aquellos que funcionan. Elegir bien la renovación y trabajar estratégicamente con escenarios piloto puede resultar más sensato que pretender cambiar todo de golpe.


2. Agenciarse los patrocinadores. Contar con el patrocinio de las personas claves en la organización es vital para que la renovación perdure en el tiempo. Los máximos lideres necesitan entender a cabalidad el cambio y sus implicaciones, así como estar verdaderamente comprometidos. Especialmente en los momento donde surja la mayor oposición. Sin este apoyo, los proyectos de innovación se quedan sin los recursos y los abogados que garanticen su sostenibilidad en el tiempo.


3. Diseñar una estructura sólida. Antes de lanzar una innovación o mejora es imprescindible proveer claridad a los grupos de interés. Esto facilita su puesta en marcha y su permanencia. Se trata de dar respuesta con herramientas a cualquier pregunta que pueda convertirse en objeción o retranca.

  • Metas e indicadores para medir los resultados y el retorno de la inversión.

  • Planes de acción con tareas, responsables, fechas y entregables para garantizar el avance oportuno con una cadencia en la rendición de cuentas.

  • Políticas, procedimientos, instructivos y formatos sencillos, claros y accesibles que faciliten la puesta en ejecución y que sean periódicamente auditados y ajustados.

  • Formar y capacita un equipo gestor que facilite la operacionalización del cambio.

4. Integrarlo a la cultura organizacional. Insertar la innovación en los diferentes procesos de gestión humana facilita que se adhiera al ADN organizacional. Por eso se requieren incluir en el diseño cambios desde el reclutamiento y el on boarding, pasando por el lenguaje, la comunicación, las plataformas o sistemas, así como la formación, los manuales de operaciones, la compensación, los servicios y beneficios, entre otros. En fin, todo tiene que estar atado e ir en una misma sintonía para que cada herramientas y sub-sistema soporte el cambio. No caigas en "Copiar y Pegar" pues lo que funcionó en una organización, no necesariamente se adapta a otra. Las organizaciones, como las personas, tienen su propia identidad, la cual se debe respetar.


5. Construye un puente. Planea y ejecuta la transición entre lo que existe y lo nuevo. No dejes de hacer lo que ya está corriendo por lo que vendrá. Estos vacíos generan incertidumbre e inconsistencia y dan pie a los adversarios para boicotear el cambio. Para cambiar algo, asegúrate primero de que la iniciativa anterior se haya consolidado y haya logrado sus objetivos y que con la nueva aportarás mayor valor. Toma en cuenta que consolidar un proceso no se logra en un abrir y cerrar de ojos. No cambies por cambiar. Evita que tu ego te juegue en contra.


Ya sea que estés implicado en la transformación digital, que te muevas al reclutamiento 4.0, que te estés embarcando en una gestión más inclusiva o que busques abordar el reforzamiento del salario emocional y la experiencia del colaborador, es importante que la inversión de tiempo, dinero y esfuerzo valga la pena y sea sostenible. Tendencia con consistencia.

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page